El sector público dedica cada vez más recursos a la mejorar la transparencia de las instituciones y la labor de gobierno. El primer objetivo es poner los datos al alcance de los ciudadanos, normalmente a través de los denominados “portales de transparencia”, que permiten descargar una enorme cantidad de datos sobre la gestión del gobierno, así como datos recogidos por diferentes organismos e instituciones públicas.

Ofrecer los datos para su descarga es un primer paso, pero no es suficiente. Si queremos que los datos contribuyan a la comprensión de la labor de gobierno, es necesario analizarlos y comunicarlos adecuadamente. Este es uno de los mayores retos de la gestión de la transparencia en el sector público. La visualización de datos y el storytelling pueden ayudarnos a superar este reto con éxito.

Para ilustrar nuestra tesis, ofrecemos a continuación un caso concreto del ayuntamiento de Barcelona.

El Ajuntament de Barcelona tiene como uno de sus objetivos incrementar la transparencia de su gestión. En el portal de transparencia de datos, es posible descargar el presupuesto de las campañas publicitarias del ayuntamiento de los últimos cinco años. La visualización que acompaña a estos datos es la siguiente: 

El principal problema de esta visualización es que nos ofrece un conjunto de datos interesante, pero no nos ayuda a responder preguntas concretas. Por ejemplo:

  • ¿es adecuada la distribución entre medios?
  • ¿cuál es la tendencia en las inversiones, y por qué?
  • ¿con estas inversiones, se consiguen los resultados esperados?

El foco del ayuntamiento es ofrecernos los datos, y la visualización es prácticamente testimonial. De hecho, al descargar el archivo de datos que acompaña a la visualización, nos damos cuenta de que existen muchos más datos de los que se han visualizado. Si estos datos no se analizan y comunican adecuadamente, su aplicación práctica es limitada. Este es un reto mayúsculo de la gestión de políticas de transparencia, tanto para el Ajuntament de Barcelona como para muchas otras administraciones públicas. Se trata de pasar de ofrecer datos, a facilitar la comprensión de los datos.

Uno de los elementos que más facilitan la comprensión de los datos es pensar en la historia que queremos explicar. Voy a dar tres ejemplos de historias que contienen los datos mencionados. Estas tres historias las he encontrado después de descargar los datos, y analizarlos visualmente con Tableau. Soy consciente que no podemos pedir a las administraciones públicas que realicen este ejercicio con todos los datos que recogen, porque se necesitarían demasiados recursos. Sin embargo, quizá se puede llegar a soluciones intermedias, por ejemplo ofreciendo visualizaciones de datos más completas e interactivas, como esta que hemos construido con Tableau Public.

En todo caso, vamos a sumergirnos en los datos, a fin de encontrar las historias que esconden.

Primera historia: el cambio de Xavier Trias a Ada Colau

Si analizamos el histórico de inversiones publicitarias, lo primero que llama la atención es el cambio de tendencia desde que Ada Colau es alcaldesa. En el siguiente gráfico podéis ver que la inversión total se ha reducido en un 25% si comparamos 2014 (último año completo de Trias) con 2016 (primer año completo de Colau).

Inversión total en medios y en prensa

El cambio de tendencia se debe a que la inversión en medios impresos se ha reducido en 4 millones de euros. En otras palabras, La Vanguardia y El Periódico (principales receptores de la inversión en prensa según este artículo) habrían recibido 4 millones de euros menos del Ajuntament de Barcelona en 2016.

El foco de esta historia es político: hemos visto dos maneras muy diferentes de invertir en medios, y nos preguntamos por qué. Es una historia polémica, que viene a sugerir que los partidos podrían invertir en publicidad para favorecer a ciertos medios de comunicación.

La clave de esta historia es ligar el cambio de tendencia de las inversiones, a un cambio de gobierno. Esta clave se transmite a través de una simple anotación (“Ada Colau empieza en Junio”) que nos permite contextualizar el gráfico, y por lo tanto comprenderlo mejor.

Por supuesto, es sólo una hipótesis y no podemos afirmar que el cambio de tendencia de inversiones sea debido al cambio de gobierno. Quizá es pura casualidad. Quizá el gobierno anterior ya había dado órdenes de cambiar las inversiones, y el nuevo gobierno simplemente ha ejecutado estas directrices. Pero en todo caso, este ejemplo pone de relieve cómo unos datos aburridos (inversión en medios) pueden dar lugar a una historia polémica y relevante: el uso de la publicidad institucional para favorecer a ciertos medios de comunicación.

Segunda historia: la inversión en medios tradicionales

Podríamos fijarnos en un aspecto menos político (y polémico), y centrarnos en un problema común: ¿se distribuye adecuadamente el presupuesto publicitario entre los diferentes medios? Analizando los datos, vemos que la prensa de papel concentra la mayor parte de la inversión publicitaria. Podríamos pensar que esto se debe a que es el medio con mayor difusión, pero los datos indican todo lo contrario. En los últimos años la prensa escrita ha perdido gran parte de su público, que ha pasado a leer medios digitales. El siguiente gráfico muestra la relación entre la inversión del ayuntamiento y la cobertura (según datos del EGM) para prensa e internet, en el año 2016.

datos de inversión y cobertura

Como puede verse, el ayuntamiento no ajusta las inversiones a la cobertura. En particular, los medios digitales reciben mucho menos dinero del que correspondería, y los medios de papel mucho más. Como ciudadanos preocupados por el uso que se hace del dinero público, podríamos utilizar este análisis para pedir explicaciones al gobierno, en particular si la tendencia no se corrige en los próximos ejercicios. Sobre todo, teniendo en cuenta que el ayuntamiento ha hecho de la transformación digital de la ciudad una de sus grandes apuestas.

Tercera historia: qué aspectos publicita el ayuntamiento

En lugar de fijarnos en la tendencia de inversión, o si esta se ajusta a las coberturas, podríamos fijarnos en otro aspecto: ¿en qué se invierte el dinero? O en otras palabras, ¿qué tipo de cosas publicita el Ayuntamiento de Barcelona? 

Para este análisis, utilizaremos el desglose de inversiones por departamentos. Hemos clasificado los datos para simplificar su comprensión, y estos son los resultados.

Inversiones por tema y medio

Hay inversiones que parecen ir en contra de la intuición. Por ejemplo, el ayuntamiento destina cantidades similares a publicitar la navidad, la violencia de género y las políticas de empleo. Otro ejemplo: Tibidabo y Zoo suman una inversión similar a transporte. Sería deseable conocer los parámetros que guían las inversiones, para poder interpretar mejor estos datos. Detrás de cada una de estas preguntas se esconde una historia potencialmente interesante. 

Conclusiones

En resumen, hemos visto que disponer de datos acerca de las inversiones de las administraciones públicas nos permite entender mejor su funcionamiento, y las políticas que aplican más allá de su ideología y declaraciones. Sin embargo, no basta con ofrecer los datos. Para que el ciudadano saque partido de los datos, necesitamos mejorar el análisis y la visualización de los mismos. En otras palabras, en lugar de ofrecer datos, deberíamos ofrecer historias basadas en datos. Debemos pasar de ofrecer datos, a ofrecer herramientas que permitan comprender el significado de los datos. Para ello, la visualización de datos es un gran aliado. 

Para los lectores que quieran explorar los datos visualmente, o bien quieran descargarlos, hemos preparado una aplicación interactiva con la herramienta Tableau Public.

Fuentes de datos